Este sitio utiliza cookies para ofrecerte una mejor experiencia. Si continuas navegando aceptas su uso. VER CONDICIONES

close suscribe
Suscríbete Contacta
Contacta
Viajes Fotograficos a  Etiopia.


En un bar en Chamo

Viajes Fotograficos a África


Fotógrafos  felices

Viajes fotograficos a India Remota


Mujer en su choza

Viajes fotograficos al valle de Katmandú


Sadhus fumando

Viajes Fotograficos a Nepal.


Monjes Budistas

Preguntas y Respuestas

No dejen de counsultarnos por cualqueir cuestión que no le hubiera quedado aclarado. A continuación, un listado de aquellas preguntas y respuestas más habituales...

¿Cuando reservo mis billetes de avión?

Es importante no adquirir los billetes de avión hasta que nuestro Agente de Viajes le confirme la salida del grupo. Cada grupo requiere de un número mínimo de participantes. La salida le será confirmada con sufciente tiempo de antelación.


¿Es solo para fotógrafos?

No es necesario ser fotógrafo. De hecho, también vienen “no-fotógrafos”. Es aconsejable tener un espíritu “contemplativo” ya que nuestros ritmos no son de tour turístico. Si algún (o algunos) miembro/s del grupo no desea realizar una actividad o quiere realizar otra, disfruta de entera libertad. En esos casos solemos quedar en otro momento y lugar donde nos volvemos a reunir.


¿Qué nivel fotográfico se requiere?

Vienen fotógrafos-viajeros de diversas edades: desde los 30 a los 70 años. Los hay que únicamente realizan  fotografias durante sus vacaciones con un  uso de la cámara en modo automático y otros con un profundo  conocimiento de la técnica y del manejo de su cámara con  un nivel cuasi-profesional.  Desde aquél que solo usaba la cámara para fotos familiares hasta el periodista en activo en un diario de grán tirada.


¿Tendré libertad?

Formamos las expediciones en grupos de 4 a 8 personas. En determinados lugares y situaciones, con la finalidad de lograr una mayor "intimidad" con la zona, dividimos el grupo en dos subgrupos, de modo que cada uno está acompañado respectivamente por el asistente y el fotógrafo. De este modo la integración en los ambientes es más fácil. Como lo es reaccionar a cualquier cambio de itinerario o a nuevas oportunidades que puedan surgir: una invitación, una excursión inesperada. Del mismo modo intentamos ubicarnos en hoteles o campamentos más especiales en los que no disponen de muchas habitaciones.


¿Qué voy a aprender?

Vas a desarrollar tu capacidad fotográfica, sea cual sea el lugar de partida. Potenciar las habilidades que dirigen la mirada y visión para lograr transmitir emociones a partir de una fotografía. Nuestra fotografía se crea y eso es algo que queremos transmitir a los participantes. La filosofía va mucho más allá de la "captura" fotográfica, es una forma de comunicar la visión personal a través de una aproximación sistemática y didáctica de la realidad.  Manejar la técnica es interesante, pero lo es mucho más alcanzar una forma de ver personal.

 

Y esto es justamente lo más interesante de nuestras expediciones: ayudar a crear una visión lírica enlugar de ser un mero testigo de lo que ocurre frente a nosotros. Orientar las emociones hacia una finalidad estética en lugar de disparar indiscriminadamente a lo que nos excita.

 

Día a día trabajremos juntos para mejorar - con una supervisión personal y directa- las habilidades fotográficas de los participantes, independientemente del nivel fotográfico en el que se encuentren. Establecemos ejercicios y orientamos hacia técnicas "in situ".

En la medida de lo que nos permite el recorrido, llevamos a cabo sesiones de visionado fotográfico para mejorar la fotografía día a día mediante la revisión de lo realizado.


¿Qué nivél físico se requiere?

Se requiere un nivel físico suficiente para unas actividades que se realizan frecuentemente a pié al aire libre y, a menudo, en zonas calurosas.  No es excepcional un recorrido de una hora o dos, llevados por la pasión por la fotografía y la excitación de las oportunidades olvidándonos del tiempo que llevamos fuera de "casa".  No es una maratón. Algún día podemos tener una larga jornada de viaje por carretera. Cada fotógrafo es responsable de su equipo, por lo que debe ser capaz de transportarlo por sus propios medios. En los pueblos, y en las zonas rurales habitualmente habremos sido transportados  junto con el material fotográfico a pié de nuestro destino fotográfico. A veces es necesario realizar una caminata de cierta distancia. De cualquier modo el pequeño tamaño de nuestro grupo permite una razonable flexibilidad.

En principio las rutas están pensadas con la idea de estar en los destinos dando prioridad a las "horas mágicas": los amaneceres y anocheceres. Hay que contar con un comienzo muy de mañana. De cualquier modo, y en función de las posibilidades de los recorridos, intentamos prever jornadas más suaves trás alguna de mayor exigencia.

Si un destino necesitase de una preparación reseñable, ello se anuncia en  "Requerimientos especiales" en la descripción del viaje.


¿Quién dirige el viaje fotográfico?

Es siempre un experto fotógrafo, experto viajero, especialista en fotografía de viajes, con un conocimiento de la zona. En muchas ocasiones, además, el conocimeinto concreto del lugar y la red de contactos y amistades logran llegar a unos mundos fotográficos dificilmente accesibles de otro modo.   Además del fotógrafo, la mayoría del tiempo, nos acompaña un asistente.


¿Daremos cursos de fotografía ?

Se enseña y aprende fotografía, pero no a la manera tradicional. No es un "Taller fotográfico" en un viaje, ni un curso en un país remoto. Es menos académico pero posiblemente más intenso. Los viajeros-fotógrafos disponen  de total libertad en su actividad. El fotógrafo responsable del viaje asesora sobre los aspectos técnicos de la fotografía además de los que rodean la propia toma: La manera de aproximarse al sujeto, la preparación previa, el equipo, etc.. Tendremos la ocasión de realizar nuestras fotografías espontaneas y además realizar retratos formales con la preparación adecuada.

 

El fotógrafo-maestro atiende a las necesidades y vocaciones individuales. Es habitual centrar un día en una técnica determinada o en el desarrollo de una forma de mirar. Siempre en función de lo que el cliente desea lograr y el nivel en el que se encuentra.  La fotografía que enseñamos se centra en "Contar una Historia" en ser capaz de trsaladar, mediante la imagen fotográfica, emociones y establecer un relato.

 

(Más información en "¿Qué voy a aprender")


¿Qué equipo recomienda?

Dando por sentado la preferencia individual de estilo fotográfico (fotografía cercana, o de paisaje,etc..) , nuestro criterio es dar prioridad al peso y la fiablilidad. Un equipo básico  típico es una Canon 5D, un 17-40 y un 24-105. Trípode y flash. Tenemos clientes que vienen con una sencilla compacta que incorpora un zoom y otros con cámaras profesionales y dos maletas de accesorios. Nunca el equipo nos indica si el fotógrafo es mejor o peor...

 

Lo importante es el entusiasmo y la visión. La fotografía se hace con el alma y la mente.

En mi caso utililzo una Fuji Xpro1 (no reflex), tres objetivos fijos (50mm, 28mm y 18mm)  y una X-100 de objetivo fijo. Es importante llevar determinado material duplicado (cargador de baterías, etc..) y recomendamos un portatil pequeño o un disco duro autosuficiente para realizar copias de seguridad de nuestras tarjetas.

Una vez apuntado al viaje, cada participànte recibe un extenso listado de recomendaciones con respecto al equipo y otros elementos interesantes del viaje.


¿Cual es el nivel de comfort?

Damos siempre preferencia a la proximidad con nuestro proyecto fotográfico. Buscamos un hotel o residencia asimilable como mínimo a 3 o 4 estrellas, y, siempre que podemos, habitaciones con aire acondicionado y baño incorporado, etc..   Hay lugares en los que esto no es posible y no se encuentran estas facilidades. Otros en los que preferimos un alojamiento más cercano a nuestro objetivo fotográfico.  Dependiendo del destino, en un mismo viaje podemos pasar de dormir trés noches en un Hotel-Boutique junto al Ganges a otras en otra ciudad frecuentado por hombres de negocio locales.  O quizás dos noches en un monasterio budista.

Nuestro proyecto fotográfico es prioritario y es lo que determina la elección.  A veces lo que nos interesa está en una región en la que no hay demasiadas alternativas de alojamiento. De acuerdo con nuestra filosofía, intentamos evitar  los hoteles de cadenas internacionales dando preferencia a las alternativas locales. Esto nos concede mayores oportunidades de relacionarnos con los lugareños, aproximarnos a otro punto de vista y... más posibilidades fotográficas.


¿Cuanta gente vienes a sus viajes fotográficos?

Formamos las expediciones en grupos de 4 a 8 personas. En determinados lugares y situaciones, con la finalidad de lograr una mayor "intimidad" con la zona, dividimos el grupo en subgrupos, de modo que cada uno está acompañado respectivamente por el asistente y el fotógrafo. De este modo la integración en los ambientes es más fácil. Como lo es reaccionar a cualquier cambio de itinerario o a nuevas oportunidades que puedan surgir: una invitación, una excursión inesperada. Del mismo modo intentamos ubicarnos en hoteles o campamentos más especiales en los que no disponen de muchas habitaciones.


¿Cómo es un día cualquiera?

Los días están esbozados, pero no todo lo que sucede está siempre escrito...

Podemos estar dos horas, al amanecer, en un astillero de inmensos barcos de madera fotografiando a la gente mientras trabaja en barcos de tres pisos de altura para luego ir a nuestras tiendas a tomar un té mientras admiramos la playa solitaria y departimos sobre el trabajo realizado. Un poco más adelante  un templo y sus aledaños nos ocupará el resto de la mañana y parte de la tarde documentando la vida de los fieles y las bendiciones de las "Hijras", el "tercer sexo", apreciados en bodas y celebraciones. Por la noche, podríamos estar disfrutando de los músicos tribales en un campamento del Kutch o, si disponemos de tiempo, visionando en los ordenadores las fotografías para sacar conclusiones para el día siguiente.


Cada día estaremos centrados en una técnica o habilidad fotográfica que el fotógrafo-Maestro habrá especial y particularmente determinado para cada uno de nosotros en función de nuestro nivel o interés fotográfico.
Nuestra postura es respetuosa con la gente y la cultura local.


¿Qué debemos esperar?

Un recorrido en una expedición a medida, artesanal, especialmente diseñado por un experto fotógrafo-viajero para unos pocos apasionados fotógrafos de viaje. Dando absoluta prioridad a la oportunidad e interés fotográfico. Aprovechando el conocimiento del lugar y las relaciones para  adentrarnos en mundos menos asequibles y conocidos, desde una perspectiva documentalista, con una visión que va más allá del mero "cliché" fotográfico.